jueves, 30 de junio de 2016

Veinte años del suicidio de la actriz Marta Ollé.



De los comentarios más valiosos que han dejado los lectores en el blog está el siguiente, de hace unas semanas:

Marta Ollé se suicidó. Estaba en tratamiento desde hacía tiempo. Su madre también tenía problemas psicológicos y su padre era alcohólico. La educaron sus tías y siempre destacó por su inteligencia, además de una imagen y presencia excepcionales. Era el mejor año de su vida profesional y el día en que cumplió 21 años falleció. Siempre la tendré conmigo.

Este anónimo comentario pertenece a una entrada del blog (Actores suicidas) del mes de octubre de 2012. En ella recogimos algunos actores españoles que decidieron acabar libremente con su vida, como Sonia Martín o José Conde Cid. En dicha entrada comentamos lo siguiente sobre el fallecimiento de Marta Ollé: “No se sabe […] si quiso suicidarse (se comentaba que tenía o había tenido depresiones) o fue un accidente fortuito”. Ahora, gracias al comentario del blog, parece claro que la actriz catalana Marta Ollé decidió acabar libremente con su vida. De su muerte se cumplen ahora dos décadas, un buen momento para recordar quién fue Marta Ollé.

Su carrera como actriz profesional fue corta, apenas dos años. De su ficha de IMDb tomamos los datos: su papel más conocido lo tuvo en televisión, como actriz secundaria en la telenovela de la televisión autonómica catalana de las sobremesas de 1995 (Secrets de família), un episódico en otra serie de TV3 (Estació d’enllaç, capítulo Veritats i mentides) y dos papeles teatrales en escenarios de Barcelona: La festa del blat y L’avar. Este paso fugaz por las pantallas y escenarios catalanes dejaron un buen sabor de boca y era considerada una de las promesas de la escena catalana entonces.

Matriculada en el Col.legi de Teatre en el año 1994, su popularidad se debió a su papel en la telenovela Secrets de família, encarnando a la joven Farners Llorenç, madre soltera en la serie que caló en el público. En el vídeo puede verse su primera aparición en la serie, en el minuto 4, correspondiente al segundo capítulo de la serie.

 
 
 
 
En esta otra imagen (uno de sus pocos posados como actriz) podemos verla en compañía de algunos compañeros de Secrets de família, y de la anterior telenovela de TV3, Poble Nou (vista en Antena 3 con el nombre Los mejores años).

 
 
 
En una de sus pocas entrevistas declaró que no le gustaba presumir de su fama como actriz, sino que consideraba una suerte poder hacer lo que le gustaba. También afirmó sentirse sobre todo una actriz de teatro, pero consideraba difícil poder vivir de su trabajo sobre las tablas. También dejaba entrever sus problemas con la fama o popularidad: “creo que de aquí a unos meses no echaré en falta la parafernalia que hay alrededor de la popularidad […] La popularidad me está creando una sobredosis de gente. Y me agradaría pasar más discreta”. Tal vez en esta entrevista anunciaba su futuro suicidio: “No sé [dónde estaré dentro de veinte años -año 2016-]. Espero no imaginarme de ninguna manera. Puede que ya no esté. Sólo espero vivir al día”.

 
En cuanto a sus trabajos teatrales (dejando fuera sus experiencias en el teatro aficionado y/o universitario), destacó con su protagonismo en La festa del blat, dando vida a Oriola, siendo su debut sobre las tablas, en el mes de octubre de 1995, aprovechando el momento de la popularidad televisiva ganada en su aparición diaria en Secrets de família. Como puede verse en el siguiente artículo, del mes de diciembre de 1996, esta interpretación le hizo ganar un premio póstumo de interpretación: el Premio de la Crítica Teatral de Barcelona. 

 
 
En el mes de junio de 1996 tuvo su segundo papel teatral, dentro del marco del veraniego Festival Grec de Barcelona, con la obra L’avar, en el papel de Elisa. Esta es la obra que estaba representando cuando decidió quitarse la vida, siendo sustituida por la actriz Meritxell Sabaté. La obra estaba dirigida el dramaturgo Sergi Belbel, que -como comenta en esta entrevista- tenía guardado en la memoria la tristeza que supuso el fallecimiento de Marta Ollé en los días en los que se representaba esta obra.

El fallecimiento de Marta Ollé se produjo hace ahora 20 años, el 30 de junio de 1996, como consecuencia de un traumatismo craneoencefálico. De la hemeroteca digital del periódico La Vanguardia dejamos constancia de cómo se recogió en los medios. La noticia ocupó la portada del periódico del 1 de julio, explicándose que Marta Ollé se precipitó por el patio interior de su casa en la calle Mozart de Barcelona, desde un tercer piso. Ese día se publicó que se encontraba acompañada y que no se trataba de una agresión o violencia de género.
 
 
El 2 de julio, junto a la esquela en el periódico pagada por el Festival d’Estiu de Barcelona-Grec’96, se añadieron informaciones sobre su extraño fallecimiento: se habló entonces de un posible suicidio, debido a un proceso depresivo. Se aclaró que no se encontraba acompañada en el accidente, sino que su pareja había salido a comprar un pollo asado para el almuerzo, después haber estado pintando juntos el piso, cuando Marta Ollé decidió saltar al vacío. Sus compañeros de la obra de teatro L’avar le dedicaron la primera función en la que ella ya no pudo participar, destacando su profesionalidad y valía como actriz, así como su carácter introvertido.

 
 
 
El día 2 de julio se celebró su entierro en su localidad natal, Moià (Barcelona). Un tío de la propia Marta Ollé ofició el funeral, en el que dijo: “Marta era una chica inquieta, rebelde, que vivió en plenitud. Tuvo una vida breve, agitada, porque buscaba un camino que a veces no se encuentra”. En dicho funeral no estaba el ataúd de Marta Ollé, pues su cuerpo había sido incinerado en Barcelona, habiéndose hecho la donación de sus órganos. 

 
  
Cerramos la entrada con el reportaje que le dedicó la revista Tele Indiscreta (en su edición para Cataluña), recogiendo las informaciones de las que se disponían hasta ese momento. Se dejaba la puerta abierta a una depresión por los problemas sentimentales que arrastraba, destacando también que no había superado la muerte de su padre y que su delgadez era en los últimos mesos extrema. La misma tarde de su fallecimiento tenía cita con el psicólogo. Pero los vecinos de Marta Ollé destacaron que llevaba poco tiempo viviendo en el edificio, y que Marta pudo haberse resbalado mientras arreglaba los hilos del tendedero que acababa de instalar. En el verano de 1996 tenía previsto asistir a un curso de interpretación. En dicho reportaje se comentó que de adolescente, con dieciséis años, había abandonado su casa para buscarse la vida, trabajando como camarera y canguro. También, que sus compañeros de trabajo la recordaron como una actriz cumplidora, puntual, muy introvertida y poco habladora.




 

No hay comentarios:

Publicar un comentario