martes, 31 de enero de 2017

Los inicios de El súper. Historias de todos los días (Telecinco, 1996). Segunda parte.



Presentamos en la entrada anterior El súper. Historias de todos los días, serie de las tardes de Telecinco desde septiembre de 1996 a diciembre de 1999, que fue la primera telenovela diaria de larga duración emitida a nivel nacional. En esta entrada repasamos el qué fue de los actores de El Súper, en concreto, aquellos que, en la primera temporada de El súper eran mostrados en la careta de la serie acompañados de su rostro: Natalia Millán, Chisco Amado, Manuel Navarro, Paca Gabaldón, Andrés Resino y Mercedes Alonso.

 
 
 

Natalia Millán es la cara del reparto principal de El Súper que más carrera -de cara al gran público- ha hecho. Durante el estreno de la serie se dio la casualidad de que protagonizaba un anuncio de productos de limpieza, pero como actriz desconocida, no como protagonista de la serie. Ha tocado todos los palos en la profesión: formación de bailarina, corista de Luis Eduardo Aute en su disco Templo (1987), cosechar gran éxito en teatro con obras tan variadas desde musicales Cabaret o Chicago a monólogos como Cinco horas con Mario, protagonizar en cine, en los inicios de su carrera, Fiebre de danza, o ya como actriz consolidada Nubes de verano, seguir vinculada a la ficción televisiva en Policías, Un paso adelante, El internado, Velvet, etc. En este canal de YouTube pueden verse vídeos de su trayectoria artística.

 
 
 
 

El galán inicial de la serie estaba interpretado por el gallego Chisco Amado, que había cosechado gran éxito con su papel de médico Enrique López Aguado en la serie catalana Secrets de família. Como anécdota, y como aquí se explica, había arrasado entre el público femenino catalán, que llamaba al Hospital Josep Trueta de Girona, donde se ambientaba la serie, para pedir cita con el ficticio médico. Fue el primero de los actores protagonistas de El súper que abandonó la serie (al finalizar la primera de las cuatro temporadas que tendría la serie), explicando que no soportaba el frenético ritmo de grabaciones. Siguió vinculado a la pequeña pantalla, en series como A las once en casa, Condenadas a entenderse, Nada es para siempre, Obsesión, Hay alguien ahí, Libro de familia, Crematorio, Amar es para siempre, etc. Menos activo en cine, participó en Krampack, A mi madre le gustan las mujeres, En la ciudad, La mirada violeta, etc.

 
 
El otro galán masculino era Manuel Navarro, que apenas tenía experiencia como actor ante las cámaras, salvo personajes episódicos en series como Canguros o de poca relevancia en películas como Libertarias. Apenas ha tenido papeles en cine (salvo Alas rotas), participando después de El súper en series como El secreto, Ana y los siete, Yo soy Bea o Los protegidos.  


Afincado en Colombia en los últimos años, en su muy recomendable blog personal hace un seguimiento muy preciso de toda su carrera. Por ejemplo, explica esto de sus años de El Súper: “Me avisa mi representante de un casting para lo que me dice, textualmente, que va a ser un culebrón. Llegué tarde, de mal humor y estuve a punto de irme porque me dijeron que ya no quedaba nadie… Al final hice la prueba y unos meses después me seleccionaron para uno de los protagonistas de la serie El súper [...] Yo tenía 36 años , y la “fama” nunca se me subió a la cabeza. Pero reconozco que es perturbadora, te aleja de la normalidad, te convierte en blanco de todas las miradas y puede modificar tu percepción del mundo. Así veía a mi alrededor chavales que con 20 años se veían lanzados a esa vorágine y comenzaban a comportarse de maneras muy extrañas. Yo no. A lo largo de mi vida había cargado demasiadas furgonetas, levantado demasiados decorados en tabladuchos de pueblos, y actuado en competencia con la feria cercana que acallaba mi voz con la sirena de los caballitos , como para tomarme en serio algo tan efímero como la atención del público, que desaparece tan pronto como desaparece tu cara de la pantalla. Y fue duro comprobarlo en propia carne. Una vez que mi trabajo en la serie terminó, las ofertas no llegaban. Parecia que todo aquel trabajo habia sido contraproducente. Me echaban para atras en algunos repartos precisamente por ser un rostro conocido por mi trabajo en aquella serie. Inexplicable”. Su carrera acumula, por el momento, más de 50 obras de teatro, más de 30 series de televisión y más 20 de espectáculos teatrales dirigidos. En este perfil de YouTube pueden verse entrevistas realizadas en los últimos años.

 
 
 
Paca Gabaldón era el nombre más conocido del reparto de la serie. Su carrera se diferencia de la de otras actrices de su generación por ser de las pocas actrices que tuvieron su momento de mayor popularidad en el cine del destape y supo o pudo dirigir su carrera a otros géneros más considerados. A esto ayudó su cambio de nombre, pues pasó de ser Mary Francis a Paca Gabaldón, en el año 1977, como explica en esta entrevista. Popular en televisión por presentar 625 líneas o 300 millones y cara habitual de películas populares de los años 60 y 70 (Novios 68, La secretarias, La tonta del bote, Me has hecho perder el juicio, etc.), su papel televisivo más reconocido fue el de El súper, al que siguieron series como Géminis, venganza de amor o Paco y Veva. En cine, se la pudo ver en esos años en películas como La comunidad, Tuno negro, Alas rotas o Iris. La búsqueda de su nombre en Google remite a una noticia de sucesos del año 1986: fue detenida -junto con su marido- por tenencia de cocaína, siendo ambos absueltos de dicho delito. Su autobiografía fue editada en el año 2015: Mis mariposas son libres, editada dentro de la coleccón Memoria de la Escena Española de la Fundación Aisge.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 





 
 
El malvado Alfonso es uno de sus malos de la pequeña pantalla (una especie de J.R. de Dallas a la española) que todavía se recuerdan y que fue el papel más reconocido en la carrera de Andrés Resino. Él era una actor de gran trayectoria, pero para parte del gran público costaba asociarle con algún trabajo en concreto. Protagonista en cine en Días de viejo color, intervino en diversas películas del cine español e italiano, teniendo más repercusión su labor teatral. Estuvo casado con la actriz Eva León, matrimonio del cual nació la actriz y presentadora de televisión Mercedes Resino. Fallecido en el año 2011 a los 70 años, casi todos sus obituarios llevaron el titulo de murió el malo de El súper, obviando toda su carrera anterior (y posterior). En este perfil de YouTube hay muchos vídeos de su carrera, donde se puede seguir la trayectoria de este actor.

 
 
 
 
 
  
Mercedes Alonso se distinguía en la careta de la serie por ir junto al nombre de su personaje (Mercedes Alonso en Asunción), lo que parecía indicar que se trataba de una colaboración especial. Personaje icónico del cine español de los años 60 por protagonizar la popular Margartia se llama mi amor, fue considerada la primera vamp del cine español.

 
 




 
 
 
 
 
 

Sus papeles más destacados en televisión los tuvo, en cambio, décadas después, en los años 90: antes de El súper había sido presencia habitual su presencia en Farmacia de guardia como Begoña, amiga íntima del personaje de la farmacéutica Lurdes Cano (Concha Cuetos) junto a la bruja argentina/logroñesa Catalina (Ángeles Macua). 


Tal vez su papel de Margarita se llama mi amor eclipsó su carrera cinematográfica, pues sus siguientes películas -no muy numerosas, dejamos muestra en forma de carteles en los cuales figura su imagen- no fueron muy exitosas, logrando mayor repercusión tiempo después a las órdenes de Jaime de Armiñan en El nido o Mi general o Pedro Olea en Más allá del jardín. Como aquí se explica, Mercedes Alonso se quejó en alguna ocasión del ritmo de grabaciones de El súper. Tal vez por eso con esta serie acabó su carrera ante las cámaras, pues sólo volvió a ponerse delante de una cámara (según IMDb) una vez más (en la tv movie Jugar a matar, en el año 2003).

 
 
 
 
 
 
Una mención a otra actriz de El Súper, a la cual entrevistamos en este blog: Rosa Campillo (interpretaba a Berta, la mejor amiga de Julia, con la que compartía piso en los inicios de la serie). Esta actriz comentó lo siguiente de esta serie: “El Súper fue un trabajo muy intenso, prácticamente no teníamos vida privada, éramos como una gran familia. Me codeé con actores estupendos a los que yo admiraba y me sentí muy afortunada de tener un trabajo continuo durante casi tres años. Por mí haría una secuela. Je je...”.


Por último, una referencia al que -creemos- fue el único producto relacionado con la serie que se puso a la venta, el disco El súper de las estrellas, un disco que incluía la sintonía de la serie cantada por Natalia Millán (Historias de todos los días), así como otra canción interpretada por ella (Caras opuestas). 

 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada